Los murales de Cacciano

Los murales de Cacciano

El arte de los murales que reflejan la naturaleza

Los murales de Cacciano

Volviendo de mi último trekking desde Portbou hasta Cadaquès, decidí poner rumbo a Italia y descubrí algo maravilloso.

Cacciano

Oculta en las montañas de los Apeninos de Le Marche y a 554 metros sobre el nivel del mar, Cacciano es una pequeña aldea de Fabriano, una ciudad italiana famosa por su artesania y perteneciente a la lista de Ciudades Creativas de la UNESCO. Llegar allí no es difícil. De hecho, si se coge la SS76 desde Ancona hasta Fabriano y se suben un par de curvas, uno se encuentra en el centro del pueblo,  donde apenas viven cien personas.

Los murales de Cacciano

Pocas personas mayores, sentadas en bancos, pasan los últimos días de agosto contando historias y chismes. No hay una farmacia, una tienda de comestibles o un restaurante, solo pequeñas casas. Los residentes, al verme caminar, me saludan con expresión petulante y un poco orgullosa. ¿Por qué últimamente los turistas y los curiosos se detienen en este lugar? ¿Tiene algo especial? ¿Qué lo hace encantador?

Una señora pregunta incluso si mi familia y yo vinimos a ver los murales. ¡Es así, murales!

Desde hace varios años, el país se ha hecho famoso por sus obras al aire libre. Fueron realizadas por primera vez en paneles especiales y ahora directamente en las paredes de las casas. Varios artistas han participado en el proyecto, y en los últimos dos años Federico Zenobi, por invitación del círculo Fenalc, dio un nuevo impulso con maravillosos murales. Su último trabajo se llama Armonía y representa un petirrojo rodeado de ramas de cerezo.

Federico es un famoso street artist y tatuador de Jesi. ¿Quieres saber más sobre él? Aquí está el enlace de su página web.

Los murales de Cacciano

Arte inmerso en la naturaleza

Los murales en cuestión no son dibujos futuristas típicos de una metrópolis de hierro y hormigón, sino obras en concordancia con el lugar y que crean una atmósfera armoniosa. Cacciano está inmerso en la naturaleza y lo que se puede admirar en las paredes son paisajes, aves de presa, animales o antiguas artesanías del pasado. Caminar por sus calles es un descubrimiento constante: un ave rapaz gigante o el retrato de “la tía Ita”. ¡Este último es realmente impresionante! El retrato de la mujer de 90 años está realizado con latas de aerosol que enfatizan, detallan y profundizan todo el trabajo de siete metros de alto y cinco de ancho. [Link?]

En la galería no encontrarás todas las obras del pueblo, por lo que aconsejo hacer una visita para descubrirlo al completo. ¡Te aseguro que vale la pena!

Marco Pachiega